PROBABLEMENTE OLVIDARÁS LO QUE FUÉ VIVIR UNA PANDEMIA

Investigadores de la memoria dicen que estos meses eventualmente se volverán borrosos para quienes nos aislamos en casa.



No asistir a clases debido a que la escuela local fue bombardeada. Estar tan aburrido que esperar a ver caer la fruta de un árbol se convierte en una fuente de entretenimiento. Ver cadáveres en la calle. Un piloto, presuntamente muerto, entra a un restaurante lleno de gente para saludar a su asombrado compañero y sus amigos.


Estos son recuerdos de personas que vivieron eventos históricos importantes: la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Vietnam, la Revolución Cultural China. Escenas y experiencias que quedaron grabadas en sus mentes décadas después.

A medida que experimentamos una pandemia global, es extraño darse cuenta de que actualmente estamos viviendo un nuevo gran evento histórico, el cual relataremos a nuestros hijos, lo documentaremos en los libros de texto de historia e intercambiaremos nuestras experiencias compartidas en los años venideros.


Sentimos que los momentos cotidianos son inolvidables debido a su carácter extraño o trágico: las actualizaciones del conteo de muertes, los aplausos de las 9 PM para los trabajadores de la salud, ver conferencias de prensa con gobernadores y expertos en enfermedades infecciosas, filas para entrar a los supermercados que dan la vuelta a la cuadra y trabajar desde casa día tras día (para algunos de nosotros) mientras las calles de las ciudades más concurridas del mundo permanecen vacías y en silencio. Pero, ¿qué recordaremos exactamente dentro de unos años? La inquietante verdad es que quizá no recordemos mucho, porque nunca lo hacemos: no es la forma en que funciona la memoria. No recordamos cada minuto, ni cada día o semana. Olvidamos personas, lugares, estados de ánimo y eventos.


Según investigadores de la memoria, algunos de nosotros tendremos el lujo de decir, con un poco de esfuerzo: "¿Recuerdas cuándo...?"


Aquellas personas combatiendo el virus en la vanguardia, como los trabajadores de la salud, lo recordarán de manera diferente. Serán testigos de primera mano de la pérdida de vidas humanas, y las emociones como el dolor, el miedo y la ansiedad intensificarán sus recuerdos. Podrían terminar acosados por los recuerdos, como ocurre con las personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT). Para aquellos que enfrentan otras tensiones extremas —como seres queridos que se enfermaron y murieron solos, el miedo al desempleo y la recesión económica—, es posible que los recuerdos traumáticos sigan saliendo a la superficie (aunque no necesariamente con precisión).


Para aquellos cuyas vidas permanecen ilesas, que tienen el privilegio de esperar las semanas sin mucha variedad diaria, este "evento histórico" no es propicio para crear recuerdos definidos y precisos. A pesar de tener conciencia de cada momento, mucho de ello se nos escapará. Reconocer que una buena parte de lo que está sucediendo eventualmente será sepultado en los recovecos de nuestro cerebro podría servir como un pequeño consuelo: en algún momento futuro, algunos de nosotros seremos libres de este período de tiempo. Algunos tendremos el lujo de decir, con un poco de esfuerzo: "¿Recuerdas cuándo...?".


Las emociones poderosas, tanto felices como tristes, influyen en nuestra capacidad para recordar las cosas. Esto significa que cada individuo posee instancias emocionales específicas y únicas que se destacan. En la pandemia actual, podría ser el primer conocido afectado por el #COVID_19, o una muerte en la familia o círculo social. Sin embargo, solo porque terminas recordando algo rara vez significa que sea 100 por ciento preciso. Sabemos que las personas a menudo tienen recuerdos incorrectos o incompletos, incluso de eventos únicos en la vida. Podemos recordar partes de nuestra experiencia y olvidar otras, conservando los detalles más cargados de emociones pero ocultando el resto. Si un evento es más neutral, una persona podría recordar cada detalle de la misma manera. Si es emocional, recuerdan las partes que son más emocionales, olvidando los detalles periféricos.


En una entrevista de 2005 con NPR, el filósofo Alain de Botton comentó lo extraño que es recordar algunas cosas tan claramente y otras no. "Es muy posible recordar con increíble nitidez un momento que nos ocurrió en la primera infancia, mientras que toda la semana pasada está perdida en una especie de oscuridad", los psicólogos cognitivos han descubierto que existen otras características que también hacen que algo sea más memorable, lo que podría ofrecer pistas sobre qué partes de nuestra experiencia pandémica pueden permanecer con nosotros.

La novedad es una de ellas. Si algo es nuevo, sorprendente o diferente de lo que normalmente experimentas. Jennifer Talarico, profesora de psicología en Lafayette College, dijo que lo que le intriga sobre la pandemia es que hay una paradoja: lo que está sucediendo es algo que ninguno de nosotros hemos vivido antes y, sin embargo, nuestros días están llenos de monotonía. "Nuestros mundos son limitados y estamos en los mismos lugares haciendo las mismas cosas con las mismas personas, aquellos de nosotros que tenemos la suerte de poder trabajar desde casa no vamos a diferentes lugares ni nos reunimos con diferentes personas".

Los momentos que marcan transiciones son más memorables. Podríamos aferrarnos al primer o último instante de algo: el primer día que trabajaste desde casa después de que cerró tu oficina. La última comida en tu restaurante favorito antes de que cerrara. Cualquier punto de inflexión.


Nuestros recuerdos también nos ayudan a construir una historia coherente sobre lo que está sucediendo, ya que como seres humanos, siempre tratamos de darle sentido a las circunstancias, esto es relevante para la pandemia de coronavirus porque, especialmente en Estados Unidos, la narrativa ha cambiado constantemente. En un inicio, Donald Trump minimizó la situación, y se ha sugerido una y otra vez la "reapertura" del país. La falta de pruebas ha llevado a un conteo inexacto de los contagios y las muertes por el virus.


Otra cosa que podríamos recordar de esta época, curiosamente, son cosas que no hicimos o que no pudimos hacer, porque es probable que haya muchas emociones y sentimientos de pérdida. Cómo no pudiste ver a tu familia durante las vacaciones, ir a una boda o un funeral, ver a tus amigos, celebrar una fiesta de cumpleaños. "Se convertirán en recuerdos", dijo. "Pero recuerdos de una ausencia".

Podemos referirnos a los recuerdos como una cámara que toma instantáneas a las que podemos volver más adelante. Los recuerdos pueden fortalecerse o debilitarse, o incorporar nueva información.


Nuestras personalidades influyen en lo que recordamos sobre nosotros mismos y nuestras vidas. "Alguien que piensa que es valiente podría no recordar un momento en que actuó de manera cobarde"; la memoria, cuando recurrimos a un recuerdo y lo recordamos de nuevo. No es como volver a un álbum de fotos: en el cerebro, la memoria se reconstruye, lo que a veces provoca alteraciones. "Es casi como un nuevo evento",

Dan Nguyen, un hombre de 70 años que vivió la guerra de Vietnam, tiene un recuerdo destacado: "En aquel entonces veía sangre y muerte todos los días. Se me quedó muy grabado". Mi madre también tiene muy presente un recuerdo violento: estaba caminando por la calle y vio a una persona que había sido asesinada en un camión que pasaba.


"El cuerpo estaba justo encima del vehículo", dijo mi madre. "Lo recuerdo claramente. Fue el primer cadáver que vi. Simplemente estaba en la calle. Ni siquiera recuerdo con quién estaba, seguramente estaba acompañada de mi madre o algo así. Aún recuerdo el camión y el cuerpo encima. Y la gente parada junto él, del lado del pasajero".


Alteramos ligeramente nuestros recuerdos cada vez que los volvemos a narrar. "Serán un poco diferentes cada vez", dijo Joff Lee, un investigador de la memoria de la Universidad de Birmingham en Reino Unido. "Habrá ciertos elementos que conservarás y serán siempre los mismos, o parecerán ser siempre los mismos, pero los detalles podrían cambiar".

Esto hace que la memoria sea menos propiedad de un individuo y algo que compartimos, tanto con las personas con quienes la compartimos, como con aquellas con las que estamos viviendo la historia ahora.

4 vistas
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2020 INSOMARKET.